Es normal, que cuando vamos a ser padres por primera vez, nos sintamos un poco perdidos y tengamos un poco de respeto a la situación a la que debemos de afrontar. Pero tranquilos, es totalmente normal. Desde Kinder Republik, queremos daros algunos consejos que pueden ayudaros a superar el primer mes de vida del bebé.

Para un recién nacido, el primer mes suele ser el más complicado, ya que acaba de salir del vientre de la madre y tiene que pasar por un proceso largo de adaptación.

Con la finalidad de hacer más llevadero este proceso para vosotros y para el pequeñín, a continuación, os dejamos una serie de tips:

  • Durante los primeros 6 meses, la cabeza del bebé es una de las partes más vulnerables, ya que aún no tiene desarrollados los músculos para controlarla. Por esto, es muy importante que siempre que lo vayamos a coger, lo hagamos primero por la cabeza.
  • Lavarse las manos antes de cogerlo. De esta manera, evitaremos pasar bacterias a nuestro bebé, y que, por ejemplo, se resfríe con más facilidad.
  • Lleva siempre encima un recambio para todo: chupete, ropa de recambio, pañales, toallitas, peluche, limpiadores… Así podremos sobrevivir a cualquier imprevisto que pueda surgir.
  • Una buena forma de que el pequeño se vaya acostumbrando al entorno, es saliendo a la calle cada día. No hace falta que sea durante horas, con dar un paseo con el carrito es suficiente para que se vaya habituando a la luz del sol y al ruido exterior.
  • Hay que tener en cuenta, que, en esta época del año, es más fácil que cojan un resfriado. Al ir en el carrito, les puede costar un poco más entrar en calor. Aún así, no hace falta que le abriguemos en exceso, es suficiente con las mismas prendas que llevamos nosotros y una manta por encima.
  • Establecer una rutina. El bebé tiende a tener el horario de sueño desordenado, por la noche se despierta y durante el día duerme. Una buena forma de conseguir que se adapte al nuevo horario es haciendo vida normal durante el día y calmar el ambiente cuando empiece a oscurecer (bajar las luces, el ruido…). De esta manera, conseguiremos que el pequeño empiece a asociar el momento de dormir con la noche.

No olvides que no existe un manual de instrucciones para padres primerizos, y que aprendemos a hacerlo mejor a medida que pasa el tiempo. El mejor consejo que podemos daros es que sigáis vuestra intuición, no seáis demasiado duros con vosotros mismos, y os dejéis tiempo para ir aprendiendo.

¡Felices Fiestas!

Author admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *