Generalmente, los dientes empiezan a salir a los 6 meses de edad y progresivamente hasta los 3 años. Este es un proceso que depende mucho de cada niño: a unos les pueden empezar a salir a los 3 meses de edad y a otros a los 12.

Cuando el proceso de dentición empieza, es probable que tu bebé note molestias en la boca y que afecte a su estado de ánimo, sobre todo, por la noche.

¿Cómo se que le empiezan a salir los dientes?

Es probable que les estén empezando a salir los dientes si observamos algunos de los siguientes síntomas: 

  • La salivación del bebé aumenta y, de repente, necesitas más baberos o toallitas. 
  • Cuando el diente está a punto de brotar, el color de las encías y su aspecto cambia: se hinchan y se vuelven de un color más rojizo. 
  • Empieza a tener un malestar general o se le nota decaído, en este caso, es aconsejable llevarle al pediatra para que le eche un vistazo.

De todas formas, es recomendable ir comprobando de vez en cuando cómo está la boca de nuestro bebé. De este modo, y con el avalo de un experto, podremos detectar los síntomas mencionados y saber de qué se trata.

¿Qué puedo hacer para remediar las molestias?

Una vez han empezado con la dentición, empiezan a surgirnos dudas sobre qué podemos hacer para calmar este tipo de molestias y remediar el dolor de nuestro bebé. Algunos de los recursos que pueden ayudarnos son: 

  • Cuando los bebés empiezan a notar el malestar provocado por la dentición, tienden a llevarse a la boca cualquier objeto, ya que les ayuda a calmar el dolor. Es recomendable que tengamos un objeto específico para realizar esta función y que, además, sea respetuoso con la boca del bebé. Por esto, el Mordedor Hello, Sunshine de venta exclusiva de Kinder Republik, 100% silicona y sin plomo, sin látex, ni PVC, es el indicado para usar en estas ocasiones.
  • Todo lo que sea frío, es aconsejable, ya que ayudará a rebajar la hinchazón y a calmar el dolor del bebé. Por ejemplo, una bebida fría o, si ya come sólido, algún alimento fresco. 
  • Un método para aliviar el dolor de encías y evitar futuras infecciones, es limpiarlas con una gasita húmeda. Asimismo, otra forma de calmar sus molestias es limpiándonos y enfriándonos el dedo índice para después masajearle la encía haciendo círculos.

Hoy en día hay muchos elementos que pueden dañar la salud bucodental de nuestros hijos como, por ejemplo, los dulces. Hay que ir con cuidado con la cantidad de azúcar que ingieren los niños, ya que es bastante perjudicial para su salud bucodental. Por esto, una vez han salido los 20 dientes de leche, es muy importante cuidarlos bien.

Author admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *